"Fórum Europa. Tribuna Euskadi" con don Pedro Azpiazu, Consejero de Hacienda y Economía del Gobierno Vasco

El consejero de Hacienda vasco critica que el PP “no tuvo ninguna voluntad” de negociar los presupuestos de 2021

Mecenas     socio tecnológico  Microsoft   

17 de marzo de 2021. El consejero de Hacienda y Economía del Gobierno vasco, Pedro Azpiazu, criticó en ‘Fórum Europa. Tribuna Euskadi’ que el PP vasco “no tuvo ninguna voluntad” de negociar los presupuestos autonómicos de 2021.

Así lo indicó durante su participación en este encuentro informativo organizado por Nueva Economía Fórum al ser preguntado sobre por qué fueron rechazadas todas las enmiendas presupuestarias presentadas por los populares en el Parlamento vasco, a lo que respondió que el PP “no intentó ni el más mínimo acercamiento”.

“En la reunión con el PP, nos dijo que iban a hacer unas declaraciones a la salida diciendo que no había acuerdo con el gobierno vasco”, relató el consejero, para acto seguido apuntar que los populares “no han querido acercarse, entiendo que porque políticamente no les convenia”.

En cualquier caso, Azpiazu afirmó que “el proyecto de presupuestos era consistente y sólido” y que “las enmiendas del PP no aportaban nada sustancial”.

Por otro lado, en referencia a las cuentas autonómicas aprobadas para 2021, Azpiazu resaltó que de 2008 a 2016 los presupuestos vascos habían tenido situación deficitaria, y que a partir de dicho ejercicio se pasó a tener superávit gracias a los acuerdos con el Gobierno central respecto a las liquidaciones en el marco del concierto económico vasco.

Así, el consejero destacó que dicho superávit ha servido para reducir el nivel de endeudamiento de la comunidad autónoma, “que ya era bajo”, por lo que puso en valor que País Vasco es la comunidad con el nivel más bajo de deuda pública, y que “era importante realizar ese esfuerzo de contención” que también venía impuesto por las normas de estabilidad presupuestaria, especialmente la regla de gasto.

De esta forma, Azpiazu explicó que Euskadi consiguió “ganar margen de maniobra” al sanear las cuentas y que ahora “esto nos permite endeudarnos” y aprovechar que tanto la Unión Europea como el Gobierno central han suspendido la aplicación de las reglas de estabilidad presupuestaria para permitir un mayor gasto con el que hacer frente a la crisis sanitaria y económica provocadas por la pandemia.